| MUSICA | ENTREVISTAS | BOLIVIA | BERNA |

Conversación con Raúl Ybarnegaray

— por Luz González © de PuntoLatino 07.05.10 Berna | entrevista luego del concierto en el Café Morillón —


Raúl Ybarnegaray con nuestra redactora Luz González

Punto Latino: En tu página web podermos leer: “Creo en la juventud, aquella que asume un compromiso con su sociedad”. El compromiso político y la trova están en gran medida ligados, ¿cuál es la relación que mantienen en tu música?

Raúl Ybarnegaray: Lo primero es ser honesto con uno. En mi caso desde el momento de componer una canción, hasta el momento de cantarla. Lo que quiero decir es que nunca he cantado una canción que no haya sentido. Alguna vez he dicho que una canción sólo llega a ser lo más grande que puede ser si ha sido hecha desde la profunda honestidad, desde la capacidad de envolver realmente el sentimiento que ha producido esa canción; ya sea si está hablando del testimonio propio, o si está tocando un tema de la realidad. Lo que pasa es que se vuelve difícil en el momento en que nos damos cuenta de que la realidad es muy subjetiva. A lo que me refiero es al hecho de decir lo que se vive, es decir, a huir de los panfletos, para cantar de una realidad que sí se vive; de la que uno puede hablar desde un punto subjetivo, sí, pero con experiencia.


El cantautor boliviano en plena actuación

PL: El lanzamiento de tu primer album, Sapete, te ha llevado a formar parte de numerosos festivales, encuentros con trovadores, giras, en resumen: viajes, ¿qué es lo que más valoras de todo lo que estás teniendo la oportunidad de aprender?


RY: Lo que significa esa primera etapa es haber conocido lugares que quizás no hubiera conocido si no hubiera sido con la música. No me refiero solamente a la geografía, sino también a lugares culturales, es decir espacios que he compartido por ejemplo con niños, con instituciones vinculados al desarrollo humano... es decir, lugares que no hubiera conocido como turista. Por eso para mí ese primer disco es muy importante, porque me ha abierto las puertas para conocer esa gente.

Raúl Ybarnegaray con el cantautor peruano Raúl Huerta y los redactores de PL, Roman Kunzmann, Henry Hurtado y Luz González

Con respecto a este viaje, tiene un peso muy, muy grande. Es un sueño de toda mi vida, que quizás hubiera pensado diferente, porque no tenía la idea de lo qué iba a hacer cuando lo cumpliese, el hecho de venir al otro continente. Para mí es muy importante no solamente por haber cumplido ese sueño, sino por el hecho también de abrirme puertas y de llevar mi música, o que ella me lleve en muchos casos, a lugares que no había imaginado. Te digo que ella me lleve porque me he encontrado con mucha gente que me había escuchado antes de que yo llegara, obviamente no todas las personas, pero me he encontrado con varias que ya tenían referencias mías a través de las canciones. Las canciones viajan solitas a veces, entonces yo como que las estoy siguiendo.


El artista argentino que interpretó la quena, y algunas chacareras con su guitarra.


PL: Ahora que nos hablas de Suiza, cuéntanos un poco ¿qué es lo que más te llama la atención, lo que más te impresiona?

RY: Eso quizás lo respondería de una manera más nutrida al salir de Suiza; he entrado al “jardín Suiza” ahora, es realmente un jardín, y yo recién he cruzado la puerta; por tanto estoy descubriendo todas las cosas. Hay algo que siempre voy a valorar, además de los chocolates, [risas], y es el hecho que la gente es muy organizada, muy ordenada cuando hace las cosas. Muchos amigos suizos o gente que lleva mucho tiempo aquí me dicen que llega un momento en que se cansan de esa vida cuadrada. Como boliviano yo lo asimilo de una manera un poco educativa, porque los bolivianos somos muy desordenados, entonces creo que una fusión muy interesante sería posible si fuéramos un poco más suizos [risas], ¿no? Pero de todos modos creo que hay muchas cosas que voy a ir aprendiendo, aún no he conocido del todo la Suiza alemana y sé que voy a ir descubriendo muchas cosas más, pero estoy corroborando una frase que me dijo mi papá cuando hablaba de Suiza: “te vas a dar cuenta de que Suíza es un país de postales” y de verdad he descubierto lugares bellísimos que vaciaban la batería de mis cámaras.

PL: Tu interés por la música aparece ya de niño, primero con el piano y después con la guitarra... ¿hay algún tipo de continuidad musical en tus gustos e influencias? Cuando yo era pequeña y mi mamá estaba en la cocina, ella escuchaba a Mercedes Sosa, y eso se me quedó hasta ahora, no sé si contigo es lo mismo...

RY: Mucha de la música que me ha influenciado en mis canciones la he escuchado después de esa época de niño, pero por supuesto que cuando uno hace arte, ya sea un cantautor, un pintor, o produzca cualquier tipo de expresión de arte, uno lleva consigo un bagaje que lo ha acompañado toda su vida; y si hay algo que existe en mis canciones y que siempre ha existido en mi vida es ese deseo de buscar cosas fantásticas. En ese sentido te puedo hablar de música que también escuchaba cuando niño y me enseñaba a buscar; por ejemplo has nombrado a una persona que yo escuché desde muy niño, a Mercedes Sosa, no toda su música pero algunas canciones que mi hermana cantaba o que las escuchaba en discos; para mí han sonado todo el tiempo, aunque Mercedes Sosa, cuando yo era niño no significaba obviamente todo lo que significa, yo he tomado una partecita, ya después conocí todo lo que venía detrás de la música que ella interpretaba, pero sí, yo creo que mucha de la música que me ha influenciado la he escuchado después. Hay personas que me dicen: “Seguro que tú has crecido con Silvio Rodríguez” y no, a Silvio Rodriguez lo he escuchado ya al salir del colegio, cuando empecé a tocar guitarra, por eso es muy importante Silvio en mi música, porque lo escuché cuando estaba comenzando a tocar guitarra, me ha marcado desde el inicio desde lo que ha sido la guitarra y yo, pero no de niño, entonces no lo escuchaba jamás.

PL: Hablas de fantasía también y he visto que también escribes algunos cuentos...

RY: Me gusta mucho escribir también, la literatura es una cosa que hago así como quien dice “muy para mí”. Algún día quiero sacar un libro de cuentos porque la forma literaria del cuento me gusta mucho. Y yo escribo, tengo algunos cuentos escritos y lo paradójico es que hay una canción que se llama “El hombre y los cinco cuervos” que nació con la idea de que fuera un cuento, como si hubiera deseado escribir un cuento que me inspirara esa canción pero cuando la tuve compuesta dije... ¡tiene que haber un cuento, ser parte de un cuento! Pero primero ha salido la canción y en un rato tenía que salir el cuento... y el cuento ha tardado mucho, pero lo he escrito al final. Lo tengo ahí y es un cuento muy lindo porque tenía la canción por debajo, y todo porque a veces una canción nace por un cuento, pero también un cuento puede nacer por una canción.

PL: Antes de iniciarte profesionalmente en la música terminaste la universidad ¿qué te llevó a lanzarte y dejar de lado la psicología para dedicarte por completo a la música?

RY: El hecho de que honestamente no sirvo para ser psicólogo, porque me involucro mucho con las cosas, la gente, el sufrimiento... y voy más allá de simplemente analizarlo, y creo que la labor de un psicólogo, obviamente con todo el respeto que les tengo, es no involucrarse, ver las cosas un poco objetivamente, y yo no sirvo, yo me involucro, yo me meto y sufro con la persona y aunque me gusta mucho escuchar a la gente, me encanta charlar y me encanta reflexionar, que es algo que también el psicólogo tiene que hacer, veo que mi trabajo va por otro lado. Si hay algo que sí puedo decir que me sacó de la carrera de psicología es que ví que podía dar mucho más siguiendo mi vocación que la reconocí en la música, en las canciones... que siguiendo mi profesión.

PL: Ya casi terminamos, sólo dos preguntas más, y la primera una curisidad personal... tu apellido, es la primera vez que lo oigo...

RY: ¿Ah, si? Bueno, mi apellido es vasco, de la parte de francesa; hasta donde yo sé significa algo así como “la casa más grande que está en el molino”, mi padre es el que siempre me da la historia del apellido.

PL: Y la última, que es “el huevo o la gallina” del trovador, ¿primero la letra, o primero la música?

En este caso es una cosa que la respondería en cada canción; ahora tengo varias melodías que están en mi cabeza, pero tengo temas que quiero decir y a veces me ha faltado poco para escribir la canción. Ahora estoy escribiendo una canción que habla de mi padre, todavía nadie sabe [sonríe] que la estoy haciendo porque no la tengo terminada todavía, pero es cuestión de horas, de días, mañana o pasado... esta letra yo la tenía con otra música, pero no me gustaba, algo había que no me gustaba, entonces, hace unos días estuve jugando con la guitarra y me salió una melodía, y la guardé simplemente, y el otro día, cuando llegué a casa me puse a trabajar esa melodía y traté de buscar una letra, y en el cuadernito en el que tengo algunas letras dije: “¡ai, si por ahí entrara esta canción!” Y agarré la letra e hice el intento de ponerla en esa melodía, y entró perfectamente. Entonces ves, ahí tengo una letra ya escrita con otra melodía y me robo la letra para ponerla aquí, pero normalmente lo que hago es trabajar una melodía que ya tengo hecha. Generalmente han salido antes las melodías, pero eso en principio, quizás como común denominador; pero si hablamos de hace dos años o tres creo hasta ahora he experimentado mucho el hecho de escribir la letra cuando voy componiendo la melodía, o sea, las dos al mismo tiempo, pero creo que de canción a canción el caso es diferente.

PL: Bueno Raúl, ya no te molesto más, muchas gracias.

|| r. ybernegaray || galeria fotográfica ||



BIOGRAFIA de RAUL YBARNEGARAY
Raúl Ybarnegaray Rollano nace un 21 de diciembre de 1977 en Cochabamba - Bolivia, a la que se refiere en su canción Pequeña muestra, como “el corazón de nuestra América del Sur”.

Demuestra su interés y cercanía con el mundo musical desde muy pequeño, habiendo comenzado a interpretar canciones como solista en la escuela, en un antiguo teclado que su familia le dio de regalo y con el cual tuvo la oportunidad de tomar sus primeras clases de piano.

Sin embargo, sería la guitarra -con la cual se encuentra el año 1995- el instrumento que lo seduce y lo guía a la composición. Luego de terminar sus estudios secundarios, en 1997 ingresa a la Universidad Mayor de San Simón de su ciudad natal para estudiar Psicología graduándose el año 2001. Para entonces, con más de 90 composiciones propias en letra y música, decide dedicarse por completo a la música y la producción artística en general. Actualmente Raúl cuenta con una carpeta de más de 200 canciones escritas.

Ha participado en distintos festivales, concursos y actuaciones particulares y se ha consolidado como el pionero de la canción trovadora en Cochabamba. Autor de los discos “Sapete… el enamorado del sol” (2002), “Retrato de un Ángel” (2004) y "de madera" (2005). También, con sus canciones, forma parte de los discos “Encanta” (2003) y “Guitarra en Mano” (2005).

Compartió escenario con cantautores nacionales como Adrián Barrenechea, Luís Rico, Yalo Cuellar, Marco Lavayén, entre otros. E internacionalmente con Vicente Feliú, Lázaro García y Frank Delgado (Cuba), Gabino Palomares (México), Francisco Villa (Chile), Fabian Meneses (Ecuador), Lizardo Carvajal (Colombia), Diego Sojo (Costa Rica), entre otros reconocidos trovadores.

Participó en el “Encuentro de Cantautores ENCANTA” (2003), “Enclave de Cantautores” (2003) y “Guitarra en Mano” (2004, 2005, 2006, 2007, 2008), en Bolivia, además del 9º Encuentro de la Tropa Cósmica en La Habana – Cuba y el Encuentro Internacional de "Canción de Autor" en Ecuador.