| ARTE | ENTREVISTAS |

Ventana abierta al arte colombiano en Lausana


— Entrevista y presetación de tres artistas colombianos por Alan Zedi de © PuntoLatino, en ocasión de la Exposición colombiana de Lausana, preparada por Anahí Cardona, en la que expusieron Mesías Cardona, Filomeno Hernández y Albeiro Sarria, tres pintores colombianos afincados en Suiza —


El 16 de julio 2011 se celebró en Lausana la anual «Fiesta Colombiana». En esta ocasión el evento fue realzado por una exposición de arte, en la cual tres artistas colombianos presentaron sus obras bajo la organización y supervisión de Anahí Cardona, amiga de PuntoLatino, colombiana y egresada de Historia del Arte de la Universidad de Friburgo. El primer día del evento el cielo despejado permitió hacerlo al aire libre, mientras que el segundo día se dio la oportunidad de ver el contraste que se produjo exponiendo en el interior del Casino Montbenon.

Los tres artistas a los que hacemos referencia son Mesías Cardona de Pereira, Filomeno Hernández del Huila y Albeiro Sarria de Piendamo en el Cauca. El objeto de estas notas es presentarles brevemente a estos tres personas, lo que no se podría hacer sin dar a conocer algo de sus obras.


Mesías Cardona

?
Fue en Colombia, en la localidad de Pereira, que el pintor Mesías Cardona vivió su infancia. Desde sus épocas de colegio, desarrolló su interés por el diseño y la pintura. Más adelante visitó la academia de dibujo de Jaramillo Cerna, quien fue su maestro en diseño durante la secundaria. En el momento de la fundación de la Universidad Libre de Pereira en 1971, estuvo en la primera generación de la facultad de artes plásticas.

Con 19 años el joven ambicioso enfocaba su búsqueda en nuevos conocimientos artísticos, culturales y científicos. Así, decide viajar a Europa que el considera la cuna cultural del mundo occidental. Ya una vez en Europa, continuó con el diseño y la pintura hasta 1977 año en el que inició su vida como padre de familia. Paralelamente continuó participando en algunas exposiciones artísticas de manifestación solidaria por parte de Amnesty International y eventos culturales enfocados en América Latina.

Después de 1994 y con algunas obras más, el artista vuelve a su pasión con mucha fuerza. Representa sus vivencias a través de cuadros ricos en personajes y en colores. Desde entonces, muchas fueron las telas que vieron el día. Mesías comienza exponiendo en el año 1997 en la Galerie des Baumettes, acompañado de otros dos artistas chilenos. En 1999 participa en una exposición de arte y diseño en Lausana al lado de un pintor colombiano y un decorador suizo. En el 2000 se organiza la primera exposición monográfica del artista en la Galerie du Pressoir en Ecublens. En esta ocasión las obras recibieron una muy calurosa recepción por parte del público. En el año 2003 expuso en la galería “Y” en Renens, Francia. Durante una estadía en su pueblo natal en Colombia, El Diario del Otun le dedica dos páginas en su rúbrica cultural. Emprende una nueva orientación profesional en el año 2004 que pone un freno provisional a la creación de su arte.

Son otras las motivaciones con las cuales Mesías Cardona hoy levanta su paleta de pintura. Dedica el enfoque de sus obras a temas nuevos reflejando en ellas las múltiples fuentes de su actual inspiración.

La Fiesta
óleo sobre lienzo
Flamenco
óleo sobre lienzo



















Entrevista a Mesías Cardona


— ¿De qué manera influye en su obra el tiempo y las experiencias vividas en ambos países tan diferentes y llenos de contrastes como lo son Colombia y Suiza?

— La pintura como todos los medios de expresión artística es de cierta manera la imagen del que las crea, independientemente del tema o de la interpretación que le quiera dar el público. Para mi, el hecho de haber vivido en dos culturas bien distintas y distantes me permite de mirar con cierta meta-posición las diferentes influencias artísticas y culturales, gracias a esto en mis obras, logro, creo yo, una cierta legitimidad y originalidad sin que esto quiera decir que estoy en lo cierto, sino en búsqueda de más autenticidad en el mundo creativo. De Colombia tengo aún grabados lo contradictorio de la pobreza de la mayoría de los colombianos en medio de una naturaleza tan exuberante y generosa, tanta belleza y fuerza humana incrementada por el aspecto natural de nuestra tierra. La naturaleza se refleja en mis colores vivos, con un pequeño rasgo de melancolía. Suiza es la tranquilidad y el trabajo bien hecho además de sus paisajes bellísimos y aseguradores, esto te permite de concentrarte en lo que quieres hacer sin tener preocupaciones de seguridad o de la censura. [Cuadro: Colombia de Mesías Cardona]



— ¿Qué artistas colombianos y/o suizos admira, por qué y cómo se refleja en su manera de hacer arte?

— Hoy admiro a Botero y sigo un poco sus huellas, pero sin dejarme contentar o complacerme en la imitación trato de incluir en mis obras el volumen de ciertos personajes. Grau en menor grado pues no me reconozco en su obra. Otros artistas latinoamericanos han orientado siempre mi creación como Diego Rivera.
De la parte de los artistas suizos me hubiera gustado conocer Herni, pues su pintura viviente y llena de energía, me parece cada vez mas hermosa. Aquí en Suiza la paleta es grande con Burnand, Hodler, Vallotton, Klee, Giacometti etc.




— Y en general ¿qué aspectos, personas, objetos o momentos sirven de inspiración para crear una obra nueva?

— Ante todo es el aspecto humano, lo que resiento de la relación con los otros, el efecto que despiertan en mi ciertos eventos internacionales (cambios, dramas, logros), locales y, o personales (como todos los viajes que he hecho).

Como cada ser pensante, además, la búsqueda personal de la esencia misma del universo, esto implica la búsqueda de la belleza en lo organizado, sincronizado y simétrico como también en lo asimétrico desorganizado o diabólico. Al resentir los diferentes aspectos de las sociedades humanas, me veo influenciado por la plasticidad del dolor y la melancolía, la alegría de una madre, de un padre o el encuentro de personajes, etc.. Espero hacer pasar tantas emociones de una vida que creo rica en eventos y en cambios de todo tipo, tanto a nivel personal, como de la época global que me tocó vivir.

El arte para mi no es un sistema que codifica el universo y que permite de descifrar exactamente una u otra cosa, pero traduce y porta emociones a través del espacio y el tiempo, da la libertad de resentir subjetivamente lo que el artista en un instante o época plasmó, la persona que recibe dicho mensaje es tan importante como la obra misma ya sin este intercambio el arte no tendría razón de ser.



— Suiza es considerada a nivel mundial un país muy avanzado en áreas como la financiera, industrial y de servicios. ¿Cómo funciona con el arte? Explíquenos, desde su punto de vista, el contraste del arte, cómo lo ha vivido en Colombia y cómo lo vive en Suiza?

— El nivel económico y cultural de un país se podría graduar con el indice de importancia que este presta al arte. Las sociedades prósperas siempre dieron gran lugar al arte y creo que es el caso en Suiza con ciertas características bien de aquí. El artista, creador, es un poco olvidado en Suiza, se le da gran importancia en poseer los bienes culturales ya cotizados, pero de ninguna manera a la creación o a la novedad. En Colombia la recepción de mis obras fue siempre fenomenal, gustan, pero las gentes pretenden no saber de arte, queriendo interpretarlo como algo complicado e inalcanzable.






Filomeno Hernandez

?
Lo conocí en Bogotá, en 1987, en la Casa-Taller de Ligia García, que en paz descansa. Tenía arrendado un cuartito-estudio donde dibujaba sus figuras extrañas, fantásticas y eróticas. Participó en el proyecto del libro «El Espíritu Erótico», que presentamos, con el poeta Jotamario y el Monje Loco, en septiembre de 1990, en el Museo de Arte Moderno de Bogotá. El libro mostró el espíritu erótico de los pintores y poetas colombianos, al lado de poetas de otras geografías y otras épocas. Participaron, entre otros, Débora Arango, Alejandro Obregón, Enrique Grau, Fernando Botero, Leonel Góngora, Ángel Loochkartt, Augusto Rendón, Carlos Granada, Luis Caballero y Filomeno Hernández.


En agosto de 1991 lo acompañé en una exposición que realizó en una galería bogotana, curada por León Tovar Varela, un simpático e inquieto muchacho que en la actualidad es un importante galerista en la ciudad de Nueva York. Después no volví a saber de Filomeno. ¿Dónde andaría? ¿Qué sería de su vida? Creí que ya se había desaparecido de este mundo. Pero un día, se comunicó con el Museo Arte Erótico Americano, y me contó que se había enterado de la existencia del proyecto-proceso, Colombia gracias a «Cronopios», el diario virtual que comunica a todos los desplazados de Colombia y que dirige el maravilloso, extraño, y fantástico escritor y periodista, Ignacio Ramírez.

Y ahora salta al ruedo con su cuadrilla de dibujos y temas, impresos en un espléndido libro en el cual importantes escritores, poetas, descubren las profundidades del proceso creativo y el manantial inagotable de la realidad del Filomenismo… 

Fernando Guinard, Bogotá 2007.

Filomeno Hernández obtuvo una Mención de Honor «Rotary» en el Arte III Salón Bogotá 1998 (info). 


| filomeno hernández |

   
 Projet pour sculpture 3
 Graphite sur polyester
 70x70 cm
 Poisson
 Graphite sur polyester
 90x60 cm
   
 Maison
 Mixte sur polyester
 56x75 cm
 Tasse
 mixte sur polyester
 56x75 cm










































Albeiro Sarria

?
¡En la búsqueda del tiempo presente!

Albeiro Sarria es un pintor escultor y fotógrafo colombo-suizo. Nació en 1966 en Piendamó, una región campestre de la región del Cauca. A los ocho años el joven va a experimentar un cambio radical de vivir de una región rural a una gran ciudad. En estas palabras se confía el artista en una entrevista sobre este momento de su vida “En mi memoria, queda y quedarán siempre grabados los vastos espacios que me dio mi pueblo, campos sin límites, recorridos pacíficos a lo largo de mi niñez y también la angustia resentida al llegar en este medio sofocante et restriñido que es la ciudad (…) estos horizontes se encuentran representados en mis cuadros”. En 1989 Albeiro se diploma en Artes Plásticas del instituto Popular de Cultura de Cali. Siguiendo su creación artística a través de diferentes medios del arte en Colombia y participando en exposiciones como el gran Salón Nacional de Santa Fe de Bogotá, el artista se llevará su arte a otras tierras. Desde que el artista llegó a Suiza ha participado en un gran número de exposiciones donde sus obras encantan por sus carácter único. Sus cuadros son el fruto de mucha investigación con un resultado que no cesa de evolucionar en la trayectoria de este artista.

César Carrasco dice de Albeiro Sarria: «unió el arte y la ciencia creando así un equilibrio existencial. Para el artista, el sentido de la vida consiste en la constante evolución individual en el compartir y el altruismo. Queda una condición indispensable a este éxito: el respeto a sí mismo en la humildad».





Entrevista a Albeiro Sarria


— ¿De qué manera influye en su obra el tiempo y las experiencias vividas en ambos países tan diferentes y llenos de contrastes como lo son Colombia y Suiza?

— El tiempo siempre está presente en cada creación, obviamente este tiempo está ligado al espacio donde se está creando. Luego hay que pensar en las diferentes faces del tiempo: El pasado, el presente y el futuro... Mi obra es el resultado de toda esta experiencia. Es por eso que mi obra se encuentran la nostalgia del color latino-americano, los momentos de la pasividad europea y la luz que vislumbra el futuro colombiano.



— ¿Qué artistas colombianos y/o suizos admira, por qué y cómo se refleja en su manera de hacer arte?

— Varios maestros influyeron en mi camino , Obregon, Wilfredo Lam y César Santafe . Ellos con su color y la manera de abordar estas pasiones me iluminaron el sendero de la forma y del color.



— Y en general ¿qué aspectos, personas, objetos o momentos sirven de inspiración para crear una obra nueva? 

— Mis hijos me muestran con facilidad cómo pintar sin tener miedos, mis alumnos discapacitados me muestran cómo ir mas allá de los límites. Los momentos más preciados para mi son los que pocas personas les dan importancia, la risa de algún vagabundo sin rumbo, la mirada de un abuelo solo en un parque o los amantes que juegan a ser niños.
Suiza es considerada a nivel mundial un país muy avanzado en areas como la financiera, industrial y de servicios. Como funciona con el arte?



— Explíquenos, desde su punto de vista, el contraste del arte, cómo lo ha vivido en Colombia y cómo lo vive en Suiza?

— En Suiza se puede hacer arte sin pensar en lo económico, ya que su poder adquisitivo presenta un mercado abierto. Para hacer arte en Colombia hay que tener un espíritu guerrero, pues los medios de sobrevivencia pesan en todos los sentidos del ser.

| albeiro sarria |

 Técnica mixta, colección privada Técnica mixta, colección privada 
Técnica mixta, colección privada Técnica mixta, colección privada 








































La exposición de arte causó un interés total reflejado en el gran número de visitantes durante este evento. Anahí, la organizadora, lo describe de esta manera: «Entre los toques abstractos, surrealistas y cándidos, inherentes a la esencia criolla, se vio muy bien representada la variedad del arte colombiano contemporáneo impregnado de multiculturalismo. Sus cuadros eran como ventanas a este estremécete país, donde cada persona se podía identificar. Pero ante todo ventanas a sus mundos, donde uno se sentía llevado por sus formas y colores salidos de su imaginación intrínseca. Gracias por este viaje maestros!“

Terminando con esta entrevista y reportaje, no nos queda sino desearles a los tres artistas mucho éxito en el futuro y esperamos que sean muchas las ocasiones en las que podamos encontrarnos con ellos y sobre todo con sus obras.


Lausana, octubre 2011 — Alan Zedi de © PuntoLatino con la colaboración de Anahí Cardona