| ARTE | ENTREVISTAS |

Un encuentro con Otto Apuy, artista contemporáneo costarricense, San José de Costa Rica


— Apuy expuso en Mattegalerie de Berna en 1975. Suiza, después de España, fue el primer país europeo que visitó —


— Michaël Tuil de © PuntoLatino entrevista al pintor Otto Apuy en Costa Rica —


A lo largo de una trayectoria poco común

Recorriendo su exposición Trayecto 1974-2011 en el MAC [Museo de Arte Costarricense], Otto Apuy me habla de su obra, y de su trayectoria personal como artista pionero del arte conceptual en Costa Rica . “El curador José Miguel Rojas encontró una linda expresión para definir la idea de Trayecto, lo llamó un viaje de Adentro-Afuera”, exclama Apuy. [Foto: el artista señala «Self»]

El propósito, de hecho, no era hacer una exposición cronológica o exhaustiva de la obra de un artista que ha trabajado con todo tipo de material, un artista multimedia en el primer sentido del término. Más bien, se ha escogido una docena dentro de las más de 60 exposiciones del artista: “Se puede interpretar que el viaje Adentro, es el viaje hacía mis raíces, mis orígenes mezclados ya que dos de mis abuelos inmigraron desde China. Del otro lado, el viaje hacía Afuera puede ser mi salida voluntaria del país hacía España en los años 70. Y luego mi vuelta a Costa Rica en 1985, vuelta a mi cantón de Cañas en Guanacaste que me inspiró nuevas cosas.” Así, el Trayecto de Apuy representa un aspecto de Costa Rica, un país multi-étnico, abierto al mundo y a las influencias internacionales pero con tradiciones y cultura propias.

El gusto de crear

“Mirando hacía atrás, ¿en qué momentos se determinó su vocación de ser artista?”, pregunto a Otto Apuy. “Mis abuelos chinos tenían un cine; ahí empecé de niño a trabajar en el taller, iniciándome y tomándole gusto a las artes visuales.”, me contesta. Mostrando sus primeras obras, entre las cuales una obra a la Jackson Pollock llamada La princesa negra que realizó a los 16 años, Apuy explica cómo le ha gustado siempre crear. “Había recibido un libro sobre el arte contemporáneo norteamericano, me impresionó Pollock y he querido hacer algo en este estilo.”


El grotesco como protesta

Luego, continuando en la exposición llegamos en un rincón con dibujos sin color, llamativos por sus formas pero difícil de reconocer lo que ilustran. Apuy cuenta que llegado a España hacía estos dibujos de protesta en los periódicos. Relacionado con la asociación estudiantil ALCOA, en este tiempo ya querría romper esquemas: “Éramos por cierto influídos por Mayo 68. Mis dibujos mostraban formas grotescas, de manera a representar la forma salvaje, violenta del ser humano.” Apuy fue a España a buscar los vanguardistas, y encontró un país en renacimiento cultural y artístico después de la muerte de Franco en 1975.


Involucrar al espectador

Es en Barcelona que Apuy toma gusto al arte interactivo, como lo ilustran sus construcciones en la próxima sala. En una exposición en la galería Ciento de Barcelona en 1980, Apuy puso el espectador en el centro, haciéndolo participar en la creación del arte. “En el arte, hace falta crear una atmósfera. ¡Me gusta y siempre me ha gustado chocar a la gente con mis construcciones!”, confía Apuy. Vemos un ejemplo de esta atmósfera con la instalación Proporciones (2011), que representa una sala de exposición del tamaño de una casita de muñecas: “Da la impresión de sentirse gigante, ¿no?”, se exclama el artista.

Otto Apuy en Suiza

“Cuénteme sobre Suiza, ¿qué se acuerda de ese país?, ¿de la exposición que hizo en la Mattegalerie de Berna en 1975?”, pregunto a Apuy. “Pues, Suiza fue el primer país donde fui en Europa fuera de España; me acuerdo muy bien de la “Bahnhof” ahí (risa). Más en serio, Berna es la ciudad de artistas como Paul Klee, y me acuerdo de sus numerosas obras en el Museo de arte de la ciudad.” Apuy llegó ahí invitado por una de sus relaciones de Barcelona, que trabajaba en la Embajada mexicana de Berna.

La vuelta a Costa Rica, aún resistente al arte conceptual

Con lo que ha visto y experimentado en España y Europa – el arte interactivo, conceptual, multimedia –, Apuy vuelve luego a Costa Rica en 1985. “¿Cómo ha pasado la vuelta? La verdad es que he encontrado mucha resistencia aquí, una resistencia anclada en la idea que el arte debe ser figurativo, bello. Pero ¡no!, el arte debe expresar algo, es el único requisito en mi opinión. Y hay muchas maneras, muchos medios para expresarse. Lo característico del artista es que persiste, que es directo en su mensaje. El artista toma un espacio – una galería o un espacio público – y aporta un tópico de debate. El artista es en muchos casos un precursor del debate social.”

Como ejemplo de este papel del artista, vemos la construcción Estética de la destrucción, hecha a partir de cenizas y árboles calcinados. “Mientras hoy somos conocidos por el concepto de Pura Vida, 30 años atrás aún no se hablaba de ecología en Costa Rica.” Apuy venía entonces de la revolución verde en Europa; quería despertar la atención sobre los daños al medioambiente causados por los incendios de bosque provocados por tiros de cazadores furtivos. Así que tomó una cámara, se fue a filmar estos incendios y recobrar los desechos del incendio para usarlos en sus construcciones. En el MAC se encuentran en la misma sala dicha video y su re-construcción del bosque destruído, carbonizado.

¿Qué ha cambiado hoy?

“En vista de la resistencia que encontró en los 80ª para hacer reconocer su arte en su país, ¿le parece más fácil ser artista hoy que entonces?”. Apuy me contesta: “Sí, es más fácil. Hoy hay más estructuras que apoyan a los artistas, el arte conceptual es más conocido y entendido. Hay que decir que he podido ir a España gracias a una beca del Estado. Pero aparte de esto he recibido poco apoyo: no había muchas galerías entonces en Costa Rica, y no había galerías de arte costarricense o mesoamericano en el extranjero.”  [Apuy y Tuil en la fotografía precedente]

“Antes, sin embargo, teníamos la consciencia de hacer cosas completamente nuevas aquí, ¡lo que era muy interesante!”, y Apuy tiene la amabilidad de enseñarme los libros que había escrito en este tiempo: cuadernos explicativos sobre el arte conceptual, con pocas imágenes pero mucho textos ya que había que dar a conocer las nuevas ideas, las nuevas teorías acerca del arte.

Para nuestros lectores

“¿Algún mensaje para los lectores de PuntoLatino en Suiza?” “Ay, ¡que me encanta el chocolate suizo, de verdad!”, concluyó Apuy.


El artista
Uno de los artistas costarricenses más reconocidos hoy en día, Otto Apuy trabaja con todo tipo de medios: pintura, dibujos, escultura, instalaciones interactivas, arte vídeo, arte escénicas. También publicó más de 10 libros: novelas, poemas, textos explicativos de su arte – el día de la entrevista regaló dos de sus libros al corresponsal de PuntoLatino, la novela Shi-Pan y los huesos del dragón y las poemas Modelo para devolver el Día y la Noche.

Nacido en 1948 en Cañas, en la provincia de Guanacaste, Apuy estudia Comunicación a partir de 1970 en la Universidad de San José. En 1974, recibe una beca par ir a Barcelona. Expone entonces en varios países europeos. Vuelve en 1985 a Costa Rica, donde es pionero del arte conceptual, de construcciones, el Happening. Artista prolífico, Apuy participó desde 1975 en más de cien exposiciones individuales o colectivas a través el mundo. Su obra ha sido premiada en varias ocasiones a lo largo de su carrera.

| MUSCARCO | [Fotografías: Cortesía del Museo de Arte Costarricense]


Con su obra «aeiou»


«Gotería»


Apuy señalando uno de sus grabados


Apuy mostrando «Itinerario»



Michaël Tuil, es directivo y redactor de PuntoLatino. Ha obtenido dos BA en la Universidad de San Gallen, un MSc en la ESADE de Barcelona, en octubre recibirá su segundo Master en la HSG. He visitado como estudiante de intercambio o en delegaciones estudiantiles: Argentina (Univ. Di Tella), Colombia, Estados Unidos, España y ahora Costa Rica. Michaël escribe en Economía y en Cultura.



Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!