cine oscuro animal521 


| CINE | FILMAR 2016 GINEBRA |

La violencia engendra un oscuro animal

— Nota de Luis Vélez Serrano sobre «Oscuro animal» (Colombia 2016) de Felipe Guerrero

El flme de Felipe Guerrero, colombiano radicado en Argentina desde hace muchos años, muestra en esta película a tres mujeres, víctimas anónimas de la violencia en Colombia. Guerrero es cineasta especialista en montaje y el combina sonida e imágenes con visible maestría. El sonido es el ruido de la agreste selva, de morotorizados en una zona militarizada en la que los agentes de la violencia son los paramilitares y/o los terroristas de la guerrillla o el corto estrépito de la música, pero no hay diálogos, reina el silencio de las palabras y el fragor de las metrallas. Hay pasajes donde se ve a algunas mujeres en uniforme, pero en el desarrollo de la película se afirma la visión y lucha de las mujeres, víctimas pasivas del conflicto armado que solamente buscan sobrevivir.
Tres mujeres y tres huidas del teatro de guerra, cada una por su lado,  va a en procura de un rayo de esperanza, cruzando la espesura de la selva con los riesgos y sacrificios que ellos implica.

 

Ausencia de diálogos
El oscuro animal amenaza silencioso en destruir los personajes femeninos desde el interior mismo de los propios personajes. Es una lucha de las mujeres por no ser objeto de violencias de todo tipo: sexual, laboral, desapariciones, despojo de hijos, familia, entorno y bienes, desplazamiento forzado, es su lucha por recuperar un mínimo de dignidad.
No hay diálogo otro que el que se establece entre el lector y el destino de las protagonistas anónimas. Se va a las mujeres que logran escapar de la selva, pero parece que el oscuro animal las persigue: un nueva situación degradante pero esta vez en urbano y bogotano.
El que no haya diálogo en este filme es significativo, pero el lenguaje de las imágenes (excelente fotografía) toca al espectador en el plano de las emociones. La película a pesar de su silencio, es tan elocuente –o más– que un discurso argumentado en defensa de los DD.HH., sobre todo de las mujeres, víctimas «pasivas» e invisibles de la violencia colombiana, ora terrorista, ora paramilitar... El ocsuro animal es engendro de la violencia.

 


 

 

 

Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!