| CINE ENTREVISTAS | CHILE | SAN GALLEN |

Lissette Orozco (Chile): Dejé mi piel en la pantalla

San Gallen, noviembre 2017, entrevista a Lissette Orozco por Andreia Carneiro

 

17orozco lissette400x600«El Pacto de Adriana» retrata un verdadero secreto de familia, que hace parte de los secretos más negros de Chile. Un pacto que nació en 1973, con la dictadura de Pinochet, donde la tia Chany (Adriana Rivas) estuvo involucrada, y era la secretaria de Manuel Contreras, responsable de DINA y brazo derecho del dictador.
Lissete Orozco, que desconocía este pasado, vivió cinco años, investigando y viviendo los sentimientos más complicados, intentando probar la inocencia de Adriana Rivas, su tía y héroe desde siempre. Pero en determinado momento, la joven directora de esta película se entera que esta lucha va a terminar de la peor forma.

Sacar la verdad de Rivas era imposible, por la amnesia intencional, pero Lisette la encontró... Aunque el dolor de ver a su tía, como una verdadera criminal, siendo acusada de atrocidades, y de las peores violaciones a los derechos humanos era una realidad.

iLa fuerza y los valores caminarán a lado de la también guionista!

Lissette ha seguido su camino en un trabajo ético y moral irreprochable.

Fue en el Festival Pantalla Latina, en San Gallen, que nos dio, a PuntoLatino el honor, de conocerla mejor. Siempre de sonrisa puesta y con una generosidad para hablar de su intenso y doloroso trabajo, que terminó con tantas invitaciones para los festivales de cine, nominaciones y premios.

 

— ¿Quién eres tu, Lissette Orozco, antes de hacer este documental, y cómo te ves ahora, como mujer y directora de esta película?
— Cuando empecé parti con total ingenuidad, y creyendo que estaba haciendo un acto de justicia, me sentía con ánimo de justiciera. Pero en algún momento entendi estar equivocada. Y por esta razón estudié todo, investigué exhaustivamente para obtener toda la información posible, y, eso, me ha dado, hasta la fortaleza para enfrentar, todo, hasta a mi tia... .
Ahora soy una persona que tiene valores muy propios, con ética y moral muy claras. Antes eran como lineas transparentes, que yo no sabia donde se cruzaban. Y, ahora, entiendo los conceptos, y los respecto con determinación.

 

— En el primer momento deseas probar la inocencia de tu tia, pero después cuando empiezas a dudar no dejaste de seguir tu camino... Eres valiente porque no lo dejaste por la mitad... Viviendo el dolor, la manipulación hecha por ella misma. ¿Cómo consigues aguantar toda esta presion psicológica?
— La manipulacion de sentimientos por parte de mi tia, fue una atroz realidad... Que me decia: “tu que eres sangre de mi sangre, no me crees?”... “Lis ¿crees que soy cínica?”

Y en ese momento, después de desligar la cámara, me quedé en blanco, me senti mal, y senti como con una “bala en medio del pecho” porque yo tenia miedo de mi tia, y por eso, le contestaba que si que la creeia. No siendo esa la verdad.
Eso me dió fuerzas para seguir adelante, hasta el final. Y para poder demonstrar mi indignación necesitaba de un lugar y un tiempo, por esa razón, decidi grabar la última cena com mi madre, donde le enseño las últimas pruebas y demostró el dolor que siento por ver a mi tia culpable.

 

— Este documental pasó por grandes festivales, en Alemania (Berlin), España, Estados Unidos, en México y Suiza, y muchos más... Ganó premios y en octubre, fué la vez del Chile, conocer “El pacto de Adriana”. ¿Cómo vives todo esto? ¿Qué escuchas de la gente? ¿Tus objectivos han sido conseguidos?

— Si, ¡sin duda! El primer objetivo es contar una historia, en el menor tiempo posible, segundo emocionar a todos y por último que se pueda generar una reflexion, un diálogo sobre esta amnesia del tiempo de la dictadura.
Este cambio de conciencia que suena muy utópico, de verdad no lo es... porque recibo muchos mensages, en facebook, e-mail... con los pensamientos de muchos jóvenes de esta generación, que solo conocieran la democracia, como yo... Y asi valió la pena, haberme enojado com mi tia... desvendar este silencio de mi familia y luchar por la verdad.
Es importante decir a los jóvenes “que no te vendan un cuento”...  infórmate de todos los lados y haz tu propio juicio.
Claro que, la pelicula según quien la vea, tenderá a diferentes lecturas, depende de varios factores, si tiene o no carga politica, si vivió, o no, la dictadura, si también tiene secretos de este tiempo en su familia, si tiene algún familiar desaparecido, hace 40 años, y u otras.

 

— ¿Tu crées que, los mayores, pueden cambiar su entendimento, relativamente a este tema?
— Es verdaderamente importante que se hable... y no podemos nunca subestimar a los mayores.
Mi madre, es un ejemplo, era una fanática de Pinochet, y después de hacer este viaje conmigo, tiene otra manera de ver y pensar las cosas.
Es importante, despertar conciencias, sacar de la amnesia intencional a mi país.
Tal vez los jóvenes puedan traer esa nueva posibilidad de sacar de lo obscuro la verdad y la sonrisa de muchas personas, que fueran afectadas, por esta dictadura. Aunque me digan, muchas veces “mi padre no permite que se hable contra Pinochet”...
Para mi, como guionista y directora de “El pacto de Adriana” es importante dejar un color. Porque cuando me decidi involucrar y hacer esta pelicula, trayendo conmigo, hasta, la memoria metafórica de mi abuela, fué como dejar la piel, en la pantalla.

 

— ¿Qué otras buenas sorpresas podremos esperar de ti, en los próximos tiempos?

— Ahora continuaré en gira hasta diciembre, con esta película. Y después me esperan otros proyectos: un otro documental que abandoné, porque no estoy en Chile, me invitaran a trabajar en una serie televisiva, pues mi formación es guionismo y después otras cosas vendrán a su tiempo... Urgente es terminar un documental sobre Pedro Lamebel, cineasta chileno.

 

— ¡Gracias Lisette y muchos éxitos!

 

Por Andreia Carneiro, corrección gramatical y ortográfica Luis Vélez Serrano.

 

17andreia lissette521

Entrevistada y entrevistadora en plena grabación

 

Título original: El pacto de Adriana
Título en inglés: Adriana’s Pact
País y año de producción: Chile, 2017
Género: Documental
Duración: 96 minutos
Dirección y guión: Lissette Orozco
Producción ejecutiva: Gabriela Sandoval, Carlos Núñez, Benjamín Band
Compañías productoras: Salmón Producciones - Storyboard Media
Productores asociados: Melisa Miranda, Pablo Berthelon y Matías Echeverría
Dirección de fotografía: Julio Zúñiga, Daniela Ibaceta, Brian Martínez
Montaje: Melisa Miranda
Sonido: María Ignacia Williamson
Música: Santiago Farah
Canción de créditos: Ana Tijoux
Postproducción de sonido: Cristián Cosgrove
Postproducción de imagen: 2.35 Digital
Con el apoyo de: Corfo, Tribeca Film Institute, DocsDF, Industria Guadalajara y Viña Construye.

 

 


 

Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!