| LITERATURA | GUATEMALA | 

«El dinosaurio»: una aproximación al cuento de Augusto Monterroso — Conferencia de Marco Kunz


— Conferencia de Marco Kunz (Univ. de Lausana), Soc. de Amigos de Iberoamérica, España y Portugal. Berna, 06.04.11. —

“Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”. Así comienza y termina el cuento del autor hispanoamericano Augusto Monterroso, quien a través de esta estructura mínima ha provocado diversas interpretaciones y numerosas creaciones derivadas del relato original. Marco Kunz nos presentó en su conferencia algunas de las diferentes aproximaciones a este microrelato, considerando influencias de otros autores, estudiando las diferentes interpretaciones que puede suscitar el texto y ofreciéndonos algunos ejemplos de creaciones posteriores a éste.

El texto monterrosino atribuye su fama a su brevedad. Aunque no se trate del cuento más corto del mundo, se le conoce popularmente como el microrelato fantástico más breve de la literatura hispánica. Es esta misma brevedad la que lo colma de infinidad de posibles interpretaciones. Siendo acaso una alegoría del relato “El sueño” del reconocido cuentista hispanoamericano Horacio Quiroga, de quien Monterroso pudo haber tomado el motivo del dinosaurio y la temática del sueño, se sostiene que una de las obras precursoras más importantes es «La Metamorfosis» («Die Verwandlung») de Franz Kafka. La influencia del texto kafkiano se hace patente en Monterroso, por un lado, debido a que le dedicó un microrelato al autor y su obra, titulado «La cucaracha soñadora»: “Era una vez una Cucaracha llamada Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha llamada Franz Kafka que soñaba que era un escritor que escribía acerca de un empleado llamado Gregorio Samsa que soñaba que era una Cucaracha”. Por otro lado, Monterroso comparte la misma temática tratada en la obra de Kafka: en ambos relatos existen elementos del sueño que traspasan a la vigilia. Esta tergiversación de fronteras ya la había estudiado Jorge Luis Borges en lo que él denominó «La Flor de Coleridge», que se convertiría en marco teórico para obras de este tipo: “Si un hombre atravesara el paraíso en un sueño, y le dieran una flor como prueba de que había estado allí, y si al despertar encontrara esa flor en su mano…¿entonces qué?“. En los textos de Kafka y Monterroso hay un personaje que se despierta y se encuentra de frente a un monstruo que ha traspasado los límites del sueño. En Kafka el monstruo es el mismo personaje, en Monterroso la flor de Coleridge es encarnada por el dinosaurio.

Monterroso le plantea al lector un juego por medio de su relato. Habiendo sido omitidos los demás elementos, el lector se ve en la obligación de completar el contenido con el fin de darle sentido a la historia que se le plantea. Por lo tanto, se exige una participación activa por parte del lector donde interactúan lo ya establecido en el relato y las predilecciones y conocimientos previos del público receptor. Con el fin de fomentar la imaginación, el microrelato de ascendencia kafkiana logra dotar a un mínimo de palabras de un máximo de sentido. De esta manera, cada una de las siete palabras genera un interrogante con respecto al contexto, al propósito y a la cronología, entre otros, incrementando la ambigüedad del relato y haciendo posibles diversas lecturas.

Si el relato se aproxima bajo una perspectiva realista, se condiciona la lectura a la realidad extratextual, donde existe la imposibilidad de que el ser humano y un animal prehistórico convivan en la misma época. La interpretación de este tipo de lectura se hace posible si el elemento “dinosaurio” se adapta a un contexto realista. Esto ocurre cuando el término pasa a designar un elemento inanimado, como por ejemplo un juguete. También es factible la interpretación si suponemos que el personaje se quedó dormido en un museo o un estudio de filmación donde sea habitual encontrar un objeto al que se le denomine con el término “dinosaurio”. Igualmente pueden entrar bajo esta lectura las interpretaciones metafóricas del relato.
[<-- pulse sobre el gráfico]

Por otro lado, la lectura maravillosa ofrece otro panorama: en esta interpretación del cuento el dinosaurio es un animal prehistórico y el protagonista es un ser humano. Su convivencia en un mismo mundo se hace posible gracias a que en este tipo de lectura el universo es regido por leyes distintas.

Una de las lecturas más probables es la fantástica, la cual es la única basada en las palabras textuales de la obra. Siguiendo esta interpretación, el protagonista del relato es un ser humano y el dinosaurio es una creatura prehistórica que traspasa la frontera del sueño situándose en el plano de la realidad del relato. Esta lectura insinúa que el horror que experimenta el protagonista continúa más allá del sueño.

Es gracias a esta diversidad de interpretaciones fomentadas por la brevedad del relato que han resultado un sinnúmero de creaciones derivadas del texto inicial. El microtexto ha sido utilizado, por ejemplo, como comienzo, centro o final de un relato más amplio. También se ha usado su estructura para transformar el propio relato y provocar nuevas interpretaciones. Además, aunque el texto de Monterroso no ofrezca argumento alguno en virtud de una interpretación metafórica, metonímica o polisémica, es a través de estos medios que el cuento ha encontrado un riquísimo campo de proliferación. Se ha tomado en varios casos el conjunto de variables que caracterizan a la figura del dinosaurio (grande, cruel, viejo, de cerebro pequeño, etc.) para simbolizar a través de su figura a cualquier entidad de poder que cumpla los mismos criterios. Igualmente puede representar guerras, violencia, enfermedades, pobreza etc.

A continuación presentamos algunas creaciones de diferentes autores, donde encontramos figuras políticas, inversión de papeles, referencias a la continuidad del relato, entre otros:

- “Cuando despertó, Gadafi todavía estaba allí”

- “Cuando se despertó, Pinochet todavía estaba allí”

- “Y cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí. Fidel Castro cumplía hoy 84 años”

- “Cuando desperté, todavía era dinosaurio”

- “Cuando desperté, la putosauria todavía estaba allí”

- “Le pregunté a la culta dama si conocía el cuento de Augusto Monterroso titulado “El dinosaurio”. —Ah, es una delicia —me respondió—, ya estoy leyéndolo”

- “Al despertar, Augusto Monterroso se había convertido en un dinosaurio. “Te noto mala cara”, le dijo Gregorio Samsa, que también estaba en la cocina”

- “Cuando despertó, Tito (Monterroso) ya no estaba allí”

- “Cuando el dinosaurio despertó, el hombre todavía estaba allí”

- “Cuando se despertó, el cuento del dinosaurio todavía estaba allí”

- “El dinosaurio estaba ya hasta las narices”

- “Nunca despertó”

Stephanie Welter de © PuntoLatino, Berna 06.04.11. 

Marco Kunz rodeado de los redactores de PuntoLatino, de izq. a derecha Alan Zedi, Stephanie Welter, Michèle Bigler y Luis Vélez-Serrano. 




Stephanie Welter, cursa una maestria en Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Berna. Una de sus materias favoritas es la Linguística. Stephanie escribe sobre temas culturales (literatura, teatro, cine), sobre derechos humanos y también participa en algunas actividades económicas de nuestra planta redaccional. Stephanie es de la directiva de PL y coordinadora del Grupo BE.




| PRENSA | ECONOMIA |

«El Dinosaurio» de Augusto Monterroso, ¡ahora llegó a las finanzas! 

— Iñaki Gabilondo: «Cuando España despertó de las elecciones, el dios uno y trino de las agencias de rating seguía allí».
— Con motivo de la conferencia de un profesor universitario, PuntoLatino publicó un reportaje sobre este tema: el cuento más corto de la literatura («Y cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí»), del guatemalteco Augusto Monterroso y al final de la página varios lectores escribieron aplicaciones y prolongaciones del famoso cuento (06.04.11.). Ver más ...— Ahora es el turno de un prestigioso periodista español, Iñaki Gabilondo: «Cuando España despertó de las elecciones, el dios uno y trino de las agencias de rating seguía allí». ¿Tú qué opinas? Mira el video y pon tu opinión al final ... | Ver más ...


 





La continuidad de este relato resulta ser un juego al que nosotros los redactores de Punto Latino deseamos contribuir. Cada uno tiene un dinosaurio según su interpretación del microrelato. ¿Cual es el tuyo?



Directorio

Clientes

Partners

REDES SOCIALES

Facebook Grupo

Facebook Página
X

Copyright

It is forbidden to copy any content of this website!